NOVELTY GOURMET

GASTRONOMÍA DE LOS INSECTOS

Novelty Gourmet selecciona los productos de mejor calidad, para acercarle a la experimentación y vivencia de nuevas experiencias gastronómicas, basadas en  los insectos, buscando una relación directa entre el productor y el consumidor final.

Nuestros insectos están criados, y posteriormente elaborados, con la máxima atención y cuidado en granjas ecológicas europeas. Esto nos asegura que la producción se desarrolla en un entorno confinado y controlado e integrado en el ciclo ecológico del entorno. Nuestros criadores colaboran con agricultores ecológicos de la zona, los cuales proveen de la materia prima vegetal necesaria para la alimentación de los insectos y, a su vez, estas granjas les proveen de fertilizantes naturales para sus cultivos, con lo que se cierra el círculo biológico y se optimizan los recursos.

Razones para consumir insectos >

.

En los próximos años, la población mundial, seguirá creciendo a un ritmo exponencial. Este aumento de la población requerirá más del doble de la producción de alimentos para poder alimentar adecuadamente a toda la raza humana. La producción de carne debe aumentar casi un 50% para continuar atendiendo a la demanda. Hoy en día, ya se destina el 70% de la superficie a los animales de granja y el 35% de la cosecha de grano para su alimentación.

Los insectos comestibles son una alternativa real a la carne. No sólo son ricos en proteínas, fibra, vitaminas y minerales, sino que también tienen poco impacto negativo en el medio ambiente. Es decir, producen una cantidad insignificante de gases de efecto invernadero en comparación con los otros animales de granja.

Son numerosas y contundentes las razones para consumirlos, tal y como constatan organismos como la FAO y la Unión Europea, que ya ha regulado la producción y comercialización de insectos para el consumo humano. Según los estudios desarrollados por múltiples investigadores en la materia, como es el caso de Pedro Rivero, que ha dedicado los dos últimos años a la investigación publicando varios artículos en diversos medios y en su blog http://www.futureandfood.com, las principales razones por las que se deben incorporar los insectos a nuestra dieta son las siguientes:

 

SON ALTAMENTE NUTRITIVOS

1 kilo de insectos posee de 2 a 4  veces más proteína comestible que la carne.

1 kilo de grillos, por ejemplo, contiene de 10 a 15 veces menos grasa que 1 kilo de carne de vaca.

Nuestros insectos no contienen antibióticos, ni hormonas de crecimiento , ya que son 100 % ecológicos.

Los insectos contienen aminoácidos que faltan en algunos cereales o vegetales.

Los insectos contienen más aminoácidos esenciales que la carne u otras proteínas vegetales.

Los insectos contienen gran cantidad de vitaminas como la vitamina A, vitaminas del grupo B en grandes cantidades como (B1” tiamina”, B2, B3 y B12 ), C y D.

Contienen algo que no tiene ni la carne ni el pescado, fibra.

Los insectos son ricos en ácidos grasos monoinsaturados y poliinsaturados.  La composición de los ácidos grasos insaturados omega-3 y 6 es comparable a la de los peces y más alta que en los bovinos y porcinos.

Son ricos en micronutrientes como cobre, hierro, magnesio, manganeso, fósforo, selenio y zinc, así como riboflavina, ácido pantoténico, biotina y, en algunos casos, ácido fólico.

 

• SON SOSTENIBLES

En el año 2050, la población mundial superará los 9.000 millones de habitantes.

El sistema productivo actual de obtención de proteínas no será capaz de suplir las necesidades de dicha superpoblación, debido al alto consumo de recursos necesarios para su obtención y el espacio físico ocupado. Además, es  medioambientalmente insostenible por la alta emisión de gases de efecto invernadero.

Tras esta previsión, la FAO instó en 2013 a los distintos gobiernos que la conforman, que buscaran nuevas fuentes proteicas sostenibles que complementen y/o sustituyan a las ya conocidas.

El 11 de diciembre de 2015 se publicó el nuevo Reglamento (UE) 2015/2283 del Parlamento Europeo, relativo a los nuevos alimentos. Este nuevo reglamento, que será de aplicación a partir del 1 de enero de 2018, autoriza la cría, venta y comercialización de productos basados en insectos en todos los Estados miembros de la Unión Europea.

 

SON SEGUROS

La ingesta de insectos tiene un riesgo muy reducido de transmisión de enfermedades zoonóticas (gripe aviar, vacas locas, etc). Además, con adecuadas  y sencillas técnicas de procesamiento, se minimizan los pocos riesgos que estos puedan presentar.

Nuestros insectos son criados en ambientes confinados, donde se controla estrictamente todo el proceso de producción desde su alimentación hasta su posterior procesamiento para su transformación en diferentes productos elaborados mediante adecuadas prácticas higiénico sanitarias.

Nuestros insectos están criados bajo la máxima atención y cuidados en granjas ecológicas europeas situadas en áreas rurales, asegurando que la producción se desarrolle en un entorno idóneo, con mutua colaboración entre productores y agricultores. Todos los agentes que intervienen en el proceso de producción, elaboración y distribución de dichos insectos cumplen con la estricta normativa europea al respecto.

Además de estas poderosas razones nutricionales para desarrollar el consumo de insectos, existen también motivos medioambientales para su consumo:

  • AHORRO DE AGUA : La cría de insectos requiere 300 veces menos agua que la ganadería intensiva.
  • GASES DE EFECTO INVERNADEROEl ganado actual produce el 18% de los gases de efecto invernadero del mundo y contribuye más a la destrucción del ecosistema que la deforestación de los bosques.

    Para producir la misma cantidad de proteína, el insecto produce 60 veces menos gases de efecto invernadero..

  • CRIANZA VERTICAL: Actualmente, 2/3 de las áreas cultivadas son para producir alimentos para los animales que consumiremos. Esta producción es en detrimento de la producción de alimentos para los humanos. La capacidad de criar insectos verticalmente minimiza el uso del suelo y las granjas son más eficientes.

  • BUENA RELACIÓN DE CONVERSIÓN : Los insectos son mucho más efectivos en la producción de proteína animal que el ganado tradicional. Además, a diferencia de la mayoría de los animales que solemos comer, los insectos se consumen al 100%. Por la misma cantidad de alimento, el insecto nos proporcionará 25 veces más proteína que la carne de vaca.

1.SON ALTAMENTE NUTRITIVOS

1 kilo de insectos posee de 2 a 4  veces más proteína comestible que la carne. 1 kilo de  grillos, por ejemplo, contiene de 10 a 15 veces menos de grasa que 1 kilo de carne de vaca. Los insectos contienen aminoácidos que faltan en algunos cereales o vegetales. Los insectos contienen más aminoácidos esenciales que la carne u otras proteínas vegetales.

2.SON SOSTENIBLES

Los insectos comestibles son una alternativa real a la carne. No sólo son ricos en proteínas, fibra, vitaminas y minerales, sino que también tienen un impacto prácticamente nulo en el medio ambiente, ya que producen una cantidad insignificante de gases de efecto invernadero en comparación con otros animales de granja.

3.SON SEGUROS

Los insectos son criados en ambientes confinados donde se controla estrictamente todo el proceso de producción, desde su alimentación hasta su posterior procesamiento para su transformación en diferentes productos, elaborados mediante las más estrictas prácticas higiénico-sanitarias.

CONTRIBUCIONES NUTRICIONALES

Los Grillos Son Equilibrados Y Saludables. Son Particularmente Ricos En ...

Proteína. Los grillos son ricos en proteínas. Estos son los elementos básicos del funcionamiento de nuestro organismo.

Vitaminas B. Las vitaminas B son beneficiosas para la piel, los músculos, el sistema nervioso e inmunológico, así como para el crecimiento.

Omega 3. Al reducir el colesterol, los ácidos grasos omega-3 estimulan nuestro cerebro y juegan un papel importante como antioxidantes y antiinflamatorios.

Hierro. El hierro es esencial para la producción de sangre y energía.

Fibras. Que no contiene ni la carne, ni el pescado. La fibra mejora el tránsito intestinal.

Calcio. El calcio es fundamental para el crecimiento y el mantenimiento de los huesos, así como del cabello y las uñas.